Anteriormente en dos artículos de este blog (Parte I y Parte II) explicábamos cuándo y porqué es interesante el Cuadro de Mando Integral con Atlas SBI, en esta ocasión vamos mostrar un ejemplo concreto realizado con Atlas SBI basado en el modelo de Norton y Kaplan.

 

Atlas SBI nos da la oportunidad de disponer de Cuadros de Mando, tanto estratégicos como operacionales de manera fácil y comprensible y de esta manera, poder hacer el seguimiento de la estrategia y monitorizar del grado de avance los los objetivos desde cualquier lugar y en cualquier momento, sólo necesitamos tener acceso a Internet.

Una herramienta que nos permita conocer el estado de la situación


El cuadro de mando integral de Atlas SBI nos ofrece poder tener una visión completa e integrada de toda la empresa y, al mismo tiempo, poder profundizar en el detalle que origina el estado de los objetivos mediante una serie de informes complementarios.

En el ejemplo, en el panel de Estado, podemos ver la situación de los objetivos, iniciativas e indicadores, pudiendo filtrar por cada una de las perspectivas estratégicas, así como, por propietario y saber qué iniciativas y objetivos están en riesgo.

En la vista de objetivos estratégicos, vemos el grado de evolución de los objetivos por cada una de las perspectivas, su valor actual y la meta, así como el valor acumulado con respecto de la meta acumulada; podemos filtrar por propietario y también ver qué iniciativas los impulsan y abrir otros informes para analizar en profundidad.

Disponemos de una vista con todas las iniciativas. Las iniciativas estratégicas son las que impulsan la consecución de los objetivos. En el ejemplo, podemos ver el grado de progreso de éstas, la fecha prevista de inicio y de fin, el estado, así como los indicadores que miden su grado de eficiencia, además, permite profundizar en el detalle de los mismos y también vemos una breve la descripción de la iniciativa, su grado de importancia, urgencia, coste, etc.

La distribución de las iniciativas permite poder priorizar según su importancia y recursos que requiere.

 

Y por si esto fuera poco, también disponemos de una visión global de las iniciativas en formato Gantt.

En el panel de indicadores se muestran todos ellos debajo agrupados por el objetivo al que impulsan; su valor, métrica, cumplimento y la iniciativa que, al mismo tiempo, impulsa a este indicador

Los datos que se muestran se obtienen tanto de los sistemas transnacionales y, si no están reportados en ninguno, se introducen manualmente.

Resumiendo, la estrategia, si no se puede monitorizar de forma fácil y automatizada, al final, se queda en un mero deseo y ya sabemos que, “lo que no se define, no se puede medir, lo que no se mide, no puede mejorar, y lo que no mejora, se degrada siempre” (Barón de Kelvin, 1824).

Artículos relacionados:
¿Es necesario en mi empresa el cuadro integral? Parte I
¿Es necesario en mi empresa el cuadro integral? Parte II