Muchas de las soluciones de Business Intelligence del mercado se basan en el autoservicio, son aquellas en las que los usuarios se construyen sus propios informes, en teoría se supone que es una manera de liberar al departamento de informática de las continuas solicitudes que reciben.

Visto así, el autoservicio puede parecer un avance, sin embargo, para que los usuarios puedan hacer sus propios informes, previamente hay que construir un Datamart o Datawarehouse donde se cargan los datos que se puedan necesitar, lo que constituye el 90% de cualquier proyecto y que puede suponer entre tres meses a varios años y, si hay datos que no se han previsto, hay una fusión, se cambia el ERP, etc., puede suponer volver a tener que empezar de nuevo, es decir, que es falso que se prescinda del departamento de informática, todo lo contrario, su participación es más intensa y extensa.

Por otro lado, también presupone que los usuarios tengan capacidades analíticas, lo cual es falso, cómo dice Stephen Few el autor de “Show me the numbers” en su artículo  “El mito del análisis de autoservicio” es equiparable  “…a relegar la reparación de un automóvil al reino del autoservicio“, también añade que “…las habilidades de análisis se pueden desarrollar a través el estudio y la práctica” es decir, que dar sentido a los datos no es cualidad innata o que se pueda adquirir de un día para otro.

Para la elaboración de informes se suele empezar con el Excel, con el que, como ya explicamos en el artículo “La rentabilidad de los sistemas de Business Intelligence”, se pierde mucho tiempo (corto, copio, pinto y coloreo). Esto no mejora con el autoservicio donde la productividad no es una de sus características. Si tenemos en cuenta que es una inversión importante y costosa, la reflexión es, si no sería mejor quedarnos como estábamos y seguir con el Excel…

Colorear

Por otro lado, al dejar en manos de los usuarios la responsabilidad de realizar sus propios informes se pierde uno de los principales beneficios del Business Intelligence que es la capacidad de integrar datos de diferentes orígenes para tener una visión más amplia (evidentemente sin perder de vista el detalle), sin embargo, con el autoservicio el ámbito de análisis se limita al área de conocimiento o departamento del usuario con lo que se pierde perspectiva y gran parte de la riqueza del invento.

En resumen, las herramientas de autoservicio no solucionan “de facto” las necesidades de análisis de las empresas y organizaciones sino que “...están produciendo un gran daño ¿cuantas malas decisiones se toman sobre la base de resultados analíticos engañosos de personas no calificadas…? (Stephen Few)